Los caminos del arándano

Las agroexportadoras peruanas tienen que empezar a pensar de manera estratégica y entender los mercados donde operan.

El arándano es uno de los impulsores del crecimiento actual de la agroindustria peruana. Aunque es una fruta no autóctona, su adaptación y comercialización han tenido un éxito rotundo. Con un crecimiento promedio anual de 238% desde el 2010, los envíos de arándano al extranjero alcanzaron 78.700 TM en el 2018, con un valor de casi US$590 millones, convirtiéndola en la tercera fruta más exportada, principalmente a los mercados de Estados Unidos, Países Bajos, Reino Unido, China y España.

El vertiginoso crecimiento del arándano, además, ha posicionado al Perú como el segundo proveedor global y puede que en la siguiente campaña sea el líder, gracias al creciente número de hectáreas sumadas a su producción, en especial en la zona de Chavimochic.

Pero este ‘boom’ encierra un desafío. Con una cotización promedio de US$7,40 por kilo en la temporada que acaba de culminar en marzo, su precio ha caído en 8,4% anual desde el 2013, cuando el Perú empezó a incrementar significativamente la oferta mundial de esta baya. Por ejemplo, el año pasado los despachos a Estados Unidos en volumen crecieron en 107%, pero los precios bajaron en 18%. Sin embargo, algunas empresas peruanas no han experimentado este ajuste. Según información de Aduanas analizada por Fresh Fruit Perú, una de las que mejor manejó esta coyuntura fue Camposol, responsable del 34% de las exportaciones de arándano. Gracias a que cuenta con oficinas en Estados Unidos –cerca del 80% de sus envíos a este mercado se canalizan a través de Camposol Fresh USA Inc.–, la empresa del grupo Dyer ha accedido a precios más estables y su cuota a dicho destino ha pasado de 30% a 36%, con precios 10% mayores respecto del segundo exportador peruano.

Pero no solo eso. A España llega solo el 3% de las exportaciones peruanas de la fruta, pero es el único país dentro del top 5 de destinos que ha experimentado mayores precios (2% más que en el 2017) a pesar de que el volumen se cuadruplicó. Este mercado es una alternativa atractiva en las épocas más altas de la campaña peruana, de setiembre a noviembre. De hecho, Camposol también tiene ofi cina allí y ha obtenido precios hasta 30% mayores al promedio, con lo que se demuestra que no siempre los destinos típicos son los más rentables.

Y existe un tercer factor para mejorar precios: las alianzas. Gracias a su alianza estratégica con Euroberry, Hortifrut –empresa que despacha el 30% de los envíos nacionales de arándanos al exterior–, ha gozado de una ventana comercial más grande –de agosto a enero– y, con ello, ha podido ofrecer el producto fuera de temporada sin una competencia tan reñida, con precios 26% mayores al promedio.

En un contexto en el que aumenta el volumen de las agroexportaciones, estar informado sobre los mercados de destino y la competencia resulta imprescindible. La inteligencia comercial es clave para ello.

Por: Luis Corvera, Director General de Fresh Fruit Perú
Fuente: El Comercio – Día 1 / 10 de junio 2019

X